Una foto, una historia, un protagonista (XIV). LILIANA BRU: EL TIEMPO DE LOS CUMPLEAÑOS CON JUEGOS EN EL PATIO.

chicos 03“Estamos en el costado de mi casa, donde actualmente vive mi mamá. Hacía tres años habíamos llegado a ese lugar. Y era mi cumpleaños número seis, a finales de la década del ‘50. Los invitados son en su mayoría los otros chicos de esa cuadra de la calle Conesa, entre las avenidas San Martín y Sarmiento. En otras fotografías del mismo día se pueden observar las cuatro tortas que había hecho mi mamá para no más de diez pequeños asistentes. Por aquellos días había cerca de cuarenta gallinas en el fondo del patio. Arriba de la imagen están mi hermana Mirta, Elba y Cristina Maso. Eran ‘las más grandes’ del grupo. Adelante están Jorge y José Llamba, yo, Teresita Maso, Leticia Arévalo y Luis Molina. Las hermanitas Maso vivían en mi misma vereda hacia la avenida Sarmiento y los chicos eran de enfrente. El papá de Luis Molina era pescador y la familia alquilaba allí. Leticia era la única ajena al barrio”.

“Este tipo de cumpleaños hogareños eran muy comunes en aquellos años. Yo iba como invitada a otros parecidos. Con Leticia nos criamos juntas toda la vida. Me acuerdo de algún cumpleaños suyo en la casona de los Alsúa donde nos sacaron una fotografía a todos tomados de la mano en la cancha de tenis que había allí. Me apena lo que ocurre hoy con esa construcción. Nosotros hacíamos asados y fiestas de aquella época y la cuidábamos mucho. Nos juntábamos mucho en aquella casa tan hermosa y con tantos recuerdos”.

“Rawson era un pañuelito. Me fascina ver fotografías viejas. Muchas de las que tengo las sacó el padre (Mario) Brizzola, un cura salesiano que siempre andaba con su cámara. Venía y nos sacaba fotos. Era una época muy linda de Rawson. Mi papá falleció en 1975, a los 57 años, e integró la policía del Territorio Nacional. Con la provincialización del Chubut pidió el retiro y empezó a trabajar en Gobierno. Lo hizo como chófer de un ministro de apellido Echegaray que vivía en una de las casas oficiales ubicadas frente a la Escuela N° 4. Era la de la esquina que después se destinó a los vicegobernadores, en la esquina de Rivadavia y Maiz. Nosotros íbamos a jugar allá. Mis padres tuvieron una relación muy hermosa y duradera con la familia de aquel ministro. En otro período, mi papá fue chófer del ing. (Oscar) Vives, ministro de Asuntos Sociales. Lo apreciaban muchísimo. En aquel grupo había otros chóferes con la misma dedicación y profesionalidad como Roberto Moris, Juan Acosta, Eduardo Caratozzolo. Mi papá salía en un Ford F-100 verde que llevaba un cajón de herramientas para los posibles problemas en los caminos. Todos querían salir con él, porque tenían la seguridad de que no se quedaban en la ruta”.

“Toda mi vida escolar transcurrió en el Colegio María Auxiliadora, desde los cinco a los diecisiete años como alumna. Tengo recuerdos de los famosos tés en la galería donde entrábamos todos y de los desfiles en las calles de Rawson. A mi promoción la sorprendió el cambio de plan. Y salimos con el título de bachilleres con orientación pedagógica. La anterior había egresado como maestras. Nosotros teníamos que hacer tres años más si queríamos dedicarnos a la docencia. Yo opté en ese momento por iniciar estudios para contador público en el famoso IUT (Instituto Universitario Trelew). Lo hice dos años. Los planes cambiaron con la llegada de mis hijos….”

(Testimonio de Liliana Bru, nacida en Rawson. Hija de Juan Luis Bru, un recordado policía territorial que pasó a desempeñarse como chófer oficial con la provincialización del Chubut, y María “Porota” Solussoglia, empleada retirada del Estado Provincial, con un reconocido paso por la Escribanía General de Gobierno. A los 17 años, con la terminación de sus estudios secundarios, Liliana comenzó a trabajar en el área provincial de Obras Públicas, en el antiguo edificio del MESOP, construido entonces en forma provisoria frente a la Unidad 6, donde aquella oficina se había mudado en 1973. Recuerda con cariño a aquel equipo humano y de trabajo con el que compartió sus mañanas durante muchos años, hasta 1981, y con el cual suele compartir encuentros periódicos. Un año antes, la enfermedad de una monja que daba clases de música, la llevó al Colegio María Auxiliadora de Rawson por sus conocimientos de piano. Por aquel mismo tiempo pudo hacer un curso de habilitación de títulos en Trelew que era indispensable para acceder a una titularidad, con la incorporación de contenidos pedagógicos. Esa actividad hizo que la convocaran también de la entonces Escuela Nacional de Comercio. En 1986 pasó a formar parte del Coro Municipal de Rawson, con el que actúa periódicamente. Durante seis años integró la comisión directiva del Centro Español Social y Mutual de Rawson).

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Rawson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s