Una foto, una historia, un protagonista (V). MARIO SOSA: UNA CENA BAILE Y OTROS LUGARES DE ENCUENTRO EN RAWSON

Mario Sosa“Esta fotografía está sacada en el Centro Español de Rawson durante una noche en que se hizo un baile con cena a beneficio de Osvaldo López, jugador de Germinal que atravesaba un grave problema de salud. Él ya estaba en Buenos Aires para ser atendido allá por la falta de posibilidades en nuestra zona y aquí juntábamos fondos para quien era un admirado jugador de la primera división del Club y muy querido por el resto de la comunidad”.

“Fue un baile con ‘lunch’ incluido. Todos colaborábamos en la distribución y arreglo de las mesas y del salón. Todo lo preparaba el “Mono”. Era el ‘alma mater’ de todo”.

“De izquierda a derecha se encuentran Díaz (trabajaba con el petiso Lincomán), el “Bife” Ferrer, Genovese, Chiarvetti, el “Monito” Coronel, Néstor Aspiroz, yo, “Pepe” Panasía, “Nico” Roqueblave, Rogelio Canario, don Basualdo (la persona que cocinó aquella noche) y un chico que no identifico”.

“El Centro Español, fundado un tiempo antes, se convertía en aquellos años en un salón bailable y para otros encuentros sociales. Con el tiempo llegó ser lugar para funciones de cine y de actividades de todo tipo”.

“La cena del Centro Español se hizo en los primeros meses de 1971, poco antes del lamentado fallecimiento de Osvaldo por su enfermedad renal el 30 de julio de aquel año. Al momento de su muerte tenía 23 años. Había realizado su carrera deportiva en las inferiores del Club Germinal y llegó muy jovencito a la primera división”.

“Otro lugar por dónde pasó todo Rawson fue el Bar Roselli. Yo trabajé allí de mozo con don León Camy. También hice de acomodador en el cine. A la parte del reservado iban las chicas. Allí esperaban la función y en el intervalo tomaban un cafecito. Recuerdo la vez en que se quemó la casilla de proyección y hubo que internar a Pablito Roselli en Trelew. Muchos fuimos a donar sangre. Yo era pibe”.

“La sede social del Club Germinal en la esquina de la Asociación Italiana también fue un lugar de encuentro. Allí funcionaba una biblioteca muy completa a la que íbamos a buscar libros para las tareas de la escuela y nos atendía la señora de Obregón”.

Mario Sosa (2) - copia(Testimonio de Mario Sosa. Todos lo identifican con el apodo cariñoso de “Bocón”. Llegó a Rawson en 1954, a los ocho años, con su familia desde Puerto Madryn, la ciudad donde nació. Su papá era albañil. De los cinco hermanos Sosa la única que nació en la capital del Chubut fue Silvia. Los cuatro restantes, Marta, Enrique, Carlos y Mario lo hicieron en Puerto Madryn. Primero pasaron por Gaiman y de allí se trasladaron a Rawson con sus padres.

Entró a trabajar a los 13 años a la Dirección de Obras Públicas de la Provincia. Primero se desempeñó como ordenanza y después pasó a ser copista de planos. Una de sus maestras, Nélida Hernández, coincidió luego en ese mismo lugar de trabajo y lo propuso y recomendó para ese nuevo cargo de copista al entonces director Tomislao Boric, durante el gobierno del doctor Jorge Galina. Ella ya lo conocía de la escuela y sabía de sus habilidades para el dibujo. Su primera responsabilidad fue copiar los planos de la casa matriz del Banco del Chubut. En la misma dependencia prestó servicios hasta 1990, permaneciendo tres años más como contratado.

Integró el grupo de jóvenes que en la década del ’60 tuvo un activo protagonismo en la vida social, cultural y deportiva de Rawson. Ese período lo encontró como integrante del llamado grupo de teatro que dirigía Héctor Martini, un personaje ineludible de aquella época, que efectuaba sus representaciones en el famoso Rancho de Germinal y las restantes localidades del Valle del Chubut.

Permanente buscador de testimonios humanos y materiales que perduran en distintos sectores, conocedor incluso de la historia de añosos árboles que se observan en las calles, Mario Sosa expresa su preocupación por el escaso interés que se verifica en Rawson por la preservación del patrimonio cultural de la ciudad. Poseedor de una notable memoria de hechos, personajes y datos de la historia reciente, sigue recorriendo todavía el pueblo que lo recibió a los 8 años, cuando “no pasaba de ser un pañuelito”.

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Personajes, Rawson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s