150 AÑOS. RAWSON Y SU GENTE (II). HIPÓLITO POUSO LOJO (1932 – 1996) Una calle lleva el nombre del gallego que se quedó para siempre.

Un risueña práctica que lo caracterizó. Muchos lo recuerdan bailando una jota con una botella de sidra en su cabeza,

Un risueña práctica que lo caracterizó. Muchos lo recuerdan bailando una jota con una botella de sidra en su cabeza,

Hipólito Pouso Lojo nació el 20 de mayo de 1932 en Puerto del Son, municipio español de la Provincia de La Coruña (Galicia), ubicado al norte de la frontera con Portugal.

Muy joven llegó a la Argentina después de la Segunda Guerra Mundial. En el país ya se encontraban tres hermanos. Uno de ellos, Antonio, también fallecido, trabajó muchos años como cocinero en el Colegio Don Bosco.

El llamado de un tío, propietario de una bodega, lo llevó con los años a Viedma (Río Negro) donde conoció a quien sería su esposa, Flora Fernández, cuyos padres estaban radicados en Rawson (Chubut).

En 1961, ya casado, llegó a esta ciudad a visitar a sus suegros y ya no regresó. Los primeros tiempos fueron de imaginación y sacrificios para sobrellevar las penurias. Su primer trabajo estable fue en la empresa textil Prenyl, hasta que en 1963, tras un paso previo por Obras Públicas, pasó a formar parte del escaso personal inaugural de la Administración de Vialidad Provincial.

La primera vivienda familiar estuvo ubicada en la avenida San Martín al 200, muy próxima a las antiguas instalaciones del Tiro Federal de Rawson, en el medio del desierto de aquel entonces. A fines de 1978, con su hija Mérita ya adolescente, se produjo el traslado a la casa de la primera cuadra de la calle Don Bosco.

El grupo fundador del Centro Español de Rawson. Entre ellos Hipólito Pouso Lojo, el recordado vecino fallecido en 1996.

El grupo fundador del Centro Español de Rawson. Entre ellos Hipólito Pouso Lojo, el recordado vecino fallecido en 1996.

El gallego Hipólito formó parte del grupo que reactivó en 1964 la presencia de la colectividad hispánica en Rawson con la creación del Centro Español, institución que presidió en dos oportunidades. Esta actividad lo llevó a trabajar intensamente, sin distingos, tanto en la construcción de la sede social de la calle Rivadavia como a rescatar los hechos históricos y a integrarse a los grupos promotores del reconocimiento del 9 de Marzo como fecha significativa para el Chubut por la fundación de la Provincia de Nueva León hacia 1535. Esta tarea la cumplió como miembro de la Comisión Pro Monumentos a la Gesta Española y el Instituto Argentino de Cultura Hispánica

 

Con su nieta.

Con su nieta.

Una instancia de su vida personal de gran intensidad emotiva fue el reencuentro con su hijo Francisco al que conoció durante uno de los viajes a España, tras un período de incomunicación por razones ajenas a su voluntad y su amor de padre.

Su inesperado fallecimiento se produjo el 20 de abril de 1996 al ser atropellado por un vehículo, en medio de una situación que lo caracterizó siempre y ratificó su inalterable espíritu solidario. El Gallego Pouso se encontraba en Buenos Aires como producto de su firme decisión de concurrir en ayuda de un amigo enfermo.

Casi veinte años después se produce la imposición de su nombre a una calle del Área 12 de Rawson. La ordenanza municipal N° 7495 fue promulgada el pasado 7 de enero con otras que también rinden homenaje del mismo modo a otros recordados vecinos de la ciudad.

Los fundamentos lo definen como “un inquieto y activo miembro” de las entidades

La actual sede del Centro Español de Rawson (Rivadavia 330) cuyas paredes se levantaron por empeño del gallego Pouso.

La actual sede del Centro Español de Rawson (Rivadavia 330) cuyas paredes se levantaron por empeño del gallego Pouso.

españolas con asiento en Rawson: la Comisión Pro Monumentos a las Gestas y Primeras Colonizaciones Españolas del Chubut, fundada el 9 de noviembre de 1968, y el Centro Español Social y Mutual, fundado el 4 de abril de 1964, del que fue socio fundador y presidente en dos períodos (1976-80 y 1985-89).

La memoria ciudadana guarda incontables historias de su paso por esta ciudad que se apresta a recordar el 150° aniversario de su fundación. En todas prevalecen su predisposición hacia los demás, su espíritu festivo, traducido en jotas y paellas, y su incansable trabajo por numerosas instituciones. Llegó a Rawson en los principios mismos de la década del 60 y construyó desde entonces una trayectoria con múltiples y ricas vivencias. Una calle lo recordará ahora por siempre.

(Publicado en EL ZONAL DEL VALLE – Suplemento del diario EL CHUBUT – 11 de febrero de 2015)

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Personajes, Rawson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s