LAURA ROA: PRIMERA CONCEJAL QUE ABRIÓ UN CAMINO EN RAWSON.

Laurita Roa (2) - copia   “Breve sesión del Concejo Deliberante de Rawson”. Bajo ese título impreso en la página 8 de su edición del jueves 12 de Julio de 1973, el diario Jornada reseñó los asuntos abordados en una de las reuniones semanales del cuerpo legislativo capitalino surgido tras la restauración democrática  iniciada el 25 de Mayo de aquel año.

Los temas de aquella sesión se hace casi 41 años fueron de rutina pero incluyeron un hecho original para la historia institucional de Rawson: en aquella oportunidad, por primera vez, una mujer se incorporada a una banca en el recinto del parlamento local que, por entonces, sesionaba en el mismo edificio central del Departamento Ejecutivo.

La justicialista Laurita Roa (fotografía), postulante suplente de la nómina victoriosa en las elecciones municipales, rompió de esa manera el predominio masculino que había reinado a nivel municipal de Rawson en los pocos y siempre interrumpidos períodos democráticos que se habían sucedido desde la provincialización del Chubut en 1958.

Su llegada quedó reflejada en aquella publicación periodística sobre la sesión del martes 10 de julio de 1973 en la que se aprobaron cuestiones vinculadas por partidas presupuestarias, el personal municipal y tasas retributivas por servicios del camión atmosférico, además de darse lectura y derivarse a comisión un informe remitido por el Departamento Ejecutivo sobre otros temas, entre ellos la construcción de veredas en la ciudad.

El nombre en diminutivo ya le había sido impuesto en los documentos de identidad por decisión familiar desde su mismo nacimiento en la localidad cordillerana de Trevelin y como tal se radicó muy joven en Rawson cuando tenía 21 años, en los primeros años de la década del ’60.

Su inaugural presencia en el Concejo Deliberante abrió el camino a otras generaciones posteriores con las que la presencia de la mujer fue incrementándose paulatinamente hasta la actualidad. Otros tiempos en los que ni se imaginaba que, como hoy, tanto la intendente municipal como la presidente del Concejo Deliberante fueran mujeres.

Siempre justicialista

“Hice toda mi carrera laboral en el Hospital Santa Teresita. Durante la gestión del Dr. Antonio Zorrilla me fui a la Municipalidad. Durante muchos años fui directora del Hogar de Ancianos ‘Nido de Amor’”, contó a Rawson Visión Semanario durante una entrevista realizada en vísperas del Día de la Mujer en su casa en Playa Unión.

“Siempre milité en el Partido Justicialista y nunca me fui. Ya con 15 años participaba de actividades en ese sector político en Trevelin. Cuando llegan las elecciones de 1973 yo estaba con el doctor Benito Fernández”, recordó Laurita en alusión al agitado período de enfrentamientos internos que se desató por aquellos años en el peronismo nacional con un entrecruzado clima que llegó también a Rawson y a la Provincia del Chubut.

A más de cuarenta años de entonces, la entrevista habla hoy de “leves peleítas” por el surgimiento de “varias ramas” en su partido pero frente a las cuales siempre permaneció invariable y fiel al peronismo, incluso en el mismo juramento de su incorporación al Concejo Deliberante haciendo constar esa pertenencia en el libro de actas redactado por entonces por un joven Hugo Da Fonseca.

“Nos reuníamos una vez por semana en la misma Municipalidad. Me acuerdo que ahí no había partidos que nos diferenciaban. Era toda gente muy noble, de antes. Nos llevábamos muy bien. Incluso hasta que falleció don Armando Jofré (representante radical de aquel mismo período) siempre nos juntábamos y recordábamos aquellos tiempos”, relató.

Otros concejales de distintos etapas pero del mismo período que concluyó con el golpe dictatorial del 24 de marzo de 1976 fueron también Alfredo Suárez, Tomás Bastida, Raúl Amuchástegui, Eliseo Echeverría, Gregorio Drach y Florentino Menéndez.

Por los barrios

            “Yo era la que más andaba por los barrios porque era la única mujer. Se iba mucho por allí. O la gente venía y reclamaba. Y aunque no estuve todo el período fue muy lindo haber pasado por el Concejo Deliberante. Tratábamos todos los temas sin distinción y trabajábamos todos juntos para la comunidad”.

Y la comparación con la actividad posterior en Concejo Deliberante hasta la actualidad es inevitable. Y aquí Laurita interrumpe con firmeza: “No me gustan las peleas, la falta de respeto total y el desorden que se observa en estos días”.

“Para mi fue una linda experiencia pero en otro Rawson, más chiquito y en el que nos conocíamos todos”, continuó al evocar aquellos años en los que Roberto Aguirre inició el período al frente del Departamento Ejecutivo hasta que fue reemplazado por Indalecio Suárez.

Lindos recuerdos

Desde hace quince años está alejada de las actividades sociales y comunitarias aunque todavía la requieren de distintos sectores y  colabora con la Iglesia de Rawson con la distribución del período mensaje parroquial del padre Juan Nota a los feligreses.

Laurita Rosa integró numerosas entidades de Rawson entre ellas Cáritas Parroquial y la Asociación Civil de Apoyo al Liberado o Excarcelado y la Minoridad, más recordado como ACALEM. Y aquí recordó a algunos integrantes como Vivian Thomas o Mauricio Minor, entre tantos de aquel grupo.

“A los diputados de aquel tiempo yo los estrujaba para conseguir apoyo para los familiares de los presos de la Unidad 6”, memoró, considerando que “si he ayudado mucho es porque me han ayudado mucho primero. La comunidad de Rawson fue y es muy buena. Yo tuve mucha ayuda”, añadió, aludiendo también su participación en la construcción de un plan de viviendas VEPAM al otro lado del río, durante la gestión municipal del Dr. Antonio Zorrilla.

Laurita no olvidó mencionar su participación política callejera junto a dirigentes históricos del peronismo capitalino como Pedro Rubino y Estanislao Oñate y en el gremialismo como delegada sindical del Hospital Santa Teresita en el Sindicato de Obreros y Empleados Públicos Provinciales (SOYEAP), impulsor en su momento de grandes reclamos y movilizaciones populares como el célebre Rawsonazo del 29 de marzo de 1972.

“Ahora son todos recuerdos pero recuerdos lindos. Hemos trabajado pero con ganas. Por eso es algo hermoso que me suceda todavía cuando voy por la calle y alguien se acerca y me dice: qué tal doña Laura, cómo le va?. Y uno – señaló finalmente – tiene que preguntarle bien quién es para reconocerlo y volver a vivir aquella feliz circunstancia ya pasada hace tanto tiempo”.

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Chubut, Rawson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s