Recuerdos a pocos días de su fallecimiento en México . JUAN GELMAN Y SU MOVILIZADOR PASO POR TRELEW HACE DOS DÉCADAS.

“Como calandria de sus pechos caía y / como sangre para apagar la muerte y / como

Juan Gelman

Juan Gelman

sangre para apagar la noche y / como sol como día”. El poeta, parado en medio del escenario, en medio de un silencio absoluto y con un libro en la mano, leyó los versos finales de “Glorias”, su homenaje a los militantes asesinados en Trelew en 1972, y la sala estalló de emoción.

Fue el 22 de agosto de 1993, en coincidencia con el 21° aniversario de aquel suceso trágico. Y el momento culminante de una presencia de tres días en la zona que dejó huellas durante muchos años. En estos últimos días se han reavivado los recuerdos de aquel esperado y largamente organizado viaje de Juan Gelman al Chubut. Su muerte producida el pasado 14 de enero en México, a los 83 años, ha sido el desencadenante de este retorno a la memoria en muchos de quienes compartieron aquellas jornadas memorables con quien luego sería consagrado con los mayores premios de las letras españolas.

Juan Gelman no era desconocido totalmente en la zona cuando concretó su demorado viaje a Trelew, aunque los galardones más encumbrados no habían llegado aún a su carrera literaria. Su dolorosa vida familiar vinculada con la dictadura militar y el obligado exilio habían trascendido entre el público Ya en 1987, sus poemas, seleccionados por María Eugenia Correas, Esteban Ferreyra y otros jóvenes de entonces, se distribuían en la calle en improvisadas fotocopias, en lo que fue la primera acción directa con su obra en esta zona.

El Árbol

Por aquellos meses Juan Arcuri comenzaba también al frente de la Dirección de img023 (2)Cultura de Trelew. Y con Esteban Ferreyra sacó una pequeña revista con diversas notas que se llamó El Árbol, el mismo nombre de un poema de quien luego alcanzaría el Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras hispanas.

La publicación se interrumpió con el tiempo hasta que el mismo nombre fue recuperado en 1992 por un grupo de personas vinculadas no solamente con la actividad artística, sino también sindical o social, que resolvió buscar un espacio físico para poner en marcha la Asociación Cultural “El Árbol”, retomando aquel primer paso con el mismo espíritu y bajo la misma iluminación de la figura de Juan Gelman, como militante político y social y hombre del arte.

Luis Molina, hombre del teatro regional y protagonista de aquellos hechos, recordó las vivencias que se fueron sucediendo para lograr que el poeta, nacido en Villa Crespo (Buenos Aires) en 1930, se acercara al Chubut en uno de sus periódicos viajes a la Argentina.

            “Juan estuvo con pedido de captura hasta 1988. No podía volver al país y recién lo hace ese año. María Eugenia Correas, a cargo por entonces del área literaria de la entonces Subsecretaría de Cultura de la Provincia, tomó el primer contacto personal ese mismo año o en los siguientes durante la Feria Internacional del Libro”, contó a Rawson Visión Semanario.

“María Eugenia venía ya haciendo un seguimiento y difusión de su obra en lo que estuviera a su alcance. Y en ese lapso mantiene también alguna correspondencia con la intermediación de Mario José Gravibker, resposnable editorial de la colección “Desde la Gente” del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Por intermedio de Grabivker se hace la propuesta de ver las posibilidades de un viaje al Chubut”.

Juan Gelman iba y venía de la Argentina por aquellos años. Seguía en México y trabajando en Estados Unidos. Su primera respuesta fue tan desalentadora como comprensible. “Su corazón no soportaba tanto dolor, fue  el sentido de su mensaje. Todavía era muy punzante venir y estar nada menos que en Trelew, donde entre tantos pesares para ordenar se acumulaba el de la masacre de 1972”, reconstruyó Luis Molina en sus recuerdos.

El viaje

Luis Molina

Luis Molina

Al final aceptó en 1993 y avisó su disposición a venir. La Agrupación Cultural “El Árbol”  se había puesto en marcha recientemente. “Por eso insistíamos para que viniera. Cuando dijo que sí  pusimos en marcha toda una organización para tratar de aprovechar semejante presencia al máximo. Estuvo casi tres días. La comunidad se movilizó y enteró muy bien por una amplia difusión en la que muchísimo tuvo que ver el diario El Chubut, a través de su propietario y director José María Sáez, que prestó todo su respaldo económico, institucional y de difusión”.

“Fueron actividades muy movilizadoras y reivindicativas. El efecto se prolongó durante mucho tiempo y volverlo a revivir ahora es hacer vigente de nuevo su figura”, señaló Luis Molina en su relato sobre la presencia de Juan Gelman que incluyó a Rawson con una recorrida el mismo 22 de agosto por las inmediaciones de la Unidad 6, entre otros lugares.

“Mi rol en todo el dispositivo organizador estuvo más  vinculado con la logística y llegó, incluso, a la cuestión de la seguridad”, agregó, refiriéndose especialmente, sin embargo, a los momentos compartidos en su casa frente a un televisor que transmitía un partido de fútbol con aquel fanático del Club Atlanta de Villa Crespo.

img025 (2)       Otro momento especial fue su recibimiento en el aeropuerto de Trelew. “Cuando llegó y le extendí el diario, donde había salido publicado que había sido declarado huésped de honor por el Concejo Deliberante, no lo podía creer.  ‘Es la primera vez que me hacen esto en el país y nada menos que en Trelew, con todo su significado’, nos dijo, muy sorprendido, divertido y agradecido”.

A 21 años de aquella presencia y a escasos días de su muerte ocurrida en México, Luis Molina valoró su significación y proyección posterior. “La presencia de Juan  fue fundamental. Quedamos muy reconfortados y fortalecidos. Y fue el espaldarazo definitivo para El Árbol”.

Glorias

img024 (2)    Juan Gelman llegó el 21 y regresó el 23 de agosto. En casi tres días conversó con poetas patagónicos, participó de un asado en el patio de las viejas instalaciones de El Árbol y tuvo un diálogo de más de dos horas con jóvenes que optaron por ese encuentro, en momentos en que Argentina y Perú jugaban, en el mismo horario, las eliminatorias para el campeonato mundial de fútbol.

El primer día había respondido a un reportaje público en el Salón Azul del diario “El Chubut” a cargo de Víctor Redondo, poeta y responsable de la editorial de poesía “Último reino”, llegado especialmente también para la ocasión.

1993_6 - copia El 22 de agosto, en vísperas de la partida, los artistas locales lo homenajearon. El grupo de teatro “La Ampoya” hizo una puesta en escena con el manifiesto de El Árbol; Fermín Millanao le dedicó una payada que despertó su emoción; actuaron conjuntos de danzas y se escucharon a poetas locales, en medio de distintas expresiones pictóricas, entre ellas una caricatura suya.

Al final llegó la emoción. Juan Gelman agradeció por la alegría, como el mejor homenaje a las víctimas, y leyó “Glorias”, ese poema de su autoría que enlaza a la Pulpera de Santa Lucía con la sangre de los 16 fusilados corriendo por las calles de Trelew para reflejar aquellos años oscuros de la Argentina, su país.

(Publicado en RAWSON VISIÓN SEMANARIO – N° 44 del 26 de enero de 2014)

 

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Personajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s