EL CRAZY ANTIECO, UN RAPERO DE RAWSON PARA EL PAÍS. Del micrófono de plástico a un festival sudamericano con los grandes.

Imagen“El término ‘personaje’ queda feo porque soy bastante real pero sería la identidad que inventé para decir lo que Pablo, mi nombre real, el del documento, no se animaba”.

            Quien habla sobre sí mismo ante Rawson Visión Semanario es un músico y compositor que desde la ciudad capital del Chubut puede exhibir, con un género llamativo y distinto, de fuerte inserción entre los jóvenes, un amplio numero de escenarios recorridos en distintos puntos del país.

            “Empecé hace seis años a dar shows y, justamente, El Crazy es el nombre con el podía contar un montón de historias mías y de otra gente, cosas que veía. El Crazy hoy es la música que hago”.

            La autodefinición viene de este sorprendente artista, de 24 años, cuyo nombre desconocido es Pablo Antieco y que suele transitar las calles de Rawson, mientras se prepara para participar en noviembre próximo de un festival que reunirá a los mejores exponentes del rap sudamericano, entre ellos el reconocido chileno Gran Rah, además de otros grupos, en Buenos Aires.

            El encuentro se identifica como Habla Hispano Volumen 2 y El Crazy Antieco será también el productor musical de la canción que representará a esta edición del festival. Hasta entonces ya tiene un cronograma de actuaciones confirmadas. Las más cercanas son las que se llevarán a cabo el sábado 6 de julio en Rawson (Plaza de los Pueblos Originarios) y Trelew (Satélite Sativa). Más adelante llegarán otras en Puerto Madryn y en San Martín de los Andes (Neuquén).

            “Algo que me ha sorprendido es llegar a algunos lugares, empezar a hacer música y que la gente cante mis temas”, cuenta y recuerda: “Empecé a hacer música a los 17, a escondidas de mi viejo y con una vergüenza tremenda. Era música para mí, un ‘hobby’, y de repente de encontré parado en Buenos Aires con la gente cantando mis temas”, se entusiasma y se sigue asombrando por lo que pasaba y pasa con sus interpretaciones.

 

Prejuicios

 

            El Crazy Antieco se encuadra en el género del rap, incluido dentro del movimiento cultural ‘hip-hop’. “La movida está fuerte en la Patagonia. El hip-hop sureño tiene identidad propia y los que estamos en ella tenemos que pelear contra el prejuicio de que el hip-hop es algo yanqui”.

            “Si bien nace en los Estados Unidos, lo hace de la mano de latinos ilegales y afroamericanos. Y en ese contexto social”, aclara, mientras insiste en que “siempre estamos peleando contra ese prejuicio” y defiende que “de repente, nos dimos cuenta que el hip-hop tiene esa capacidad de adoptar y adaptar la identidad del lugar donde se crea. Tiene un sonido y una letra con características específicas”, dice.

            El Crazy se niega a considerar “fans” a sus seguidores y prefiere llamarlos “amigos”. “Me gusta pensar que la música genera amigos. Que me escuchen los acerca a mí. No hago música vendible sino que me haga bien a mí y el hecho que haga bien a otros me reconforta”, subraya. Últimamente hizo dúos con otros elogiados intérpretes de Rawson: Hernán Morilla en “Había una vez” y Marcela González en “Amutuy”, conocida canción de los Hermanos Berbel.

            “Nunca entendí muy bien la cuestión de la inspiración. Cada paseo por la ciudad o los viajes a los lugares donde voy siempre me dejan historias para contar. Mi primera grabación ‘Crónica de un soñador compulsivo’ tenía que ver básicamente con lo que hacía todo el tiempo”, responde ante una pregunta.

 

Sin recetas

 

            El Crazy Antieco afirma “no tener una receta” y explica que “el hacer música, pisar los escenarios, recorrer los barrios y meterme en el contexto social me llevó a hacer algo más comprometido y con otro tipo de historias”.

            “Estuve poco más de dos años trabajando en un hogar para menores con riesgo social (drogadicción, alcoholismo, violencia familiar) y de alguna manera tenía que desahogarme por lo que veía y pasaba ahí”, añade.

            “Estoy involucrado en causas sociales bastante fuertes como el ‘no a la megaminería’. Esta actitud representa lo que soy, lo que hago y lo que siento. Y los temas van surgiendo”.

 

Inicios y valores

 

            “Vengo de una familia con una lucha y una escala de valores que siempre me inculcaron. La constancia es uno de los más grandes que me pudieron haber enseñado y con el cual estoy agradecido”, señala y rescata “una linda palabra en la que empecé a creer desde muy pibe”.

            “Es la autogestión. Donde voy trato de difundirla. Empecé grabando en mi casa de manera muy precaria, incluso el primer ‘demo’ lo grabé con un micrófono de plástico y, de repente, lo escuché en las radios. No entendía nada lo que estaba pasando”, se ríe.

            “Hoy tengo una especie de estudio con una calidad y sonido aceptable. Eso es la autogestión. Tener el control de lo que estoy haciendo, sin intermediario ni gente con otros intereses”

            Ha participado de shows en Buenos Aires, Santa Cruz, Chubut y Río Negro. Ha compartido escenarios con artistas reconocidos de la escena reggae-hiphop. A nivel local ha participado con renombradas bandas. Es El Crazy Antieco, el rapero de Rawson que se proyecta al país y merece ser más conocido por su ciudad.

 

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Músicos y canciones, Rawson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s