EL MISMO VIENTO (El retorno de Simón a Costa del Lepá)

ImagenSe llamaba Simón Oscar Antieco. Le gustaba cantar y tocar la guitarra con sus amigos. Quería terminar la escuela primaria y ser policía. Se acordaba siempre de sus abuelos. Lo sorprendió la muerte y se convirtió en héroe nacional. Dio la vida por su patria. Su nombre integra la nómina de soldados mapuches caídos en la guerra de 1982. Sus restos permanecen en las Islas Malvinas. Y este 9 de mayo de 2013 retorna a Costa del Lepá.
Simón era un típico chico del campo patagónico. Nacido el 22 de enero de 1962 en Costa del Lepá, una pequeña comunidad originaria en proximidades de Gualjaina, a 60 kilómetros de Esquel, empezó el nivel primario en la Escuela N° 99 pero no lo terminó y se introdujo en las obligadas tareas rurales.
A los 16 años comenzó a trabajar en la estancia ‘Chasma’ pero su ocupación como peón fue temporaria, “por lo que solía pasar periodos largos en casa de su abuelo, donde se comportaba como un joven muy colaborador y entusiasta, de espíritu alegre y sociable, a quien le gustaba reunirse con amigos, tocar la guitarra y cantar”, según relata su biografía oficial publicada por la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas. .
Convocado para realizar el servicio militar en marzo de 1981, fue incorporado al Regimiento Infantería 8 de Comodoro Rivadavia. “Soñaba a su regreso finalizar sus estudios primarios e ingresar como agente de la policía provincial”.
Con el conflicto con el Reino Unido de Gran Bretaña fue trasladado por vía aérea a Puerto Argentino, intensamente animado de orgullo por el hecho de defender a su amada patria, tal como relataba en cartas a sus familiares.
“Llegado a Malvinas, fue destinado a la defensa de Bahía Zorro, en la Gran Malvina. Integró la patrulla de exploración y combate, entre otros, con los soldados Sosa, Nosikoski y Gómez”.
La historia cuenta que “en una oportunidad y tras ocho horas de marcha bajo intensa lluvia decidieron pernoctar en una casa de madera que se ocupaba sólo en tiempo de esquila. Despertaron por ruidos. Estaban envueltos en llamas. Falleció el 9 de mayo de 1982 en Bahía Fox a los 20 años de edad”.
Sus restos yacen en el Sector Este, tumba Nº 160 del Cementerio de Darwin . Su nombre está grabado en el muro oeste, placa 2, línea 5 del citado cementerio. También figura su nombre en la placa 21, línea 3 del monumento nacional a los caídos en la gesta del Atlántico Sur sito en la plaza San Martín, barrio de Retiro (Bs. As.). Fue ascendido a cabo p.m. Se le otorgó la condecoración “La Nación Argentina al muerto en combate”
Su hermana Dilia contó hace algunos años los conmovedores pormenores de un viaje realizado a las Islas Malvinas para encontrase en el cementerio Darwin con su hermano Simón, tras participar de “una historia escrita con sangre por unos pocos y olvidada por muchos”, según expresó.
“Volver a pisar la tierra donde quedaron nuestros seres queridos siempre es una herida abierta que jamás cerrará pero yo – contó – me sentía feliz de estar ahí. Era como volver a ver sonreír a mi hermano”.
Al cumplirse el 31° aniversario de su muerte, Simón Oscar Antieco tendrá hoy, 9 de mayo, un retorno distinto a su lugar natal, aquel donde habían quedado sus abuelos y donde soplaba un viento igual al que encontró en las lejanas islas.
El regreso será con su figura de soldado, esperanzadora y firme, tal como ha quedado plasmada en la escultura de Miguel Barrera. La obra se emplazará en la Escuela N° 99 de Costa del Lepá, “una comunidad mapuche que sigue viva, luchando por sus derechos y por sus ideales. Por eso nuestro orgullo por esta obra que tal vez signifique tener un poquito de él”, expresó recientemente Eva Antieco, familiar del soldado.
La escultura, entre cuyos componentes se encuentra ceniza patagónica, quedará por siempre en el lugar. Y recibirá el viento también patagónico. El mismo viento que acuna a una cruz con el nombre de un chico patagónico en el Cementerio Argentino de Darwin.
Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Malvinas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s