La experiencia “hermosa, movilizadora, fuerte” de un actor de Q. Quemú. MARIO MORALES PERSONIFICÓ A JESUCRISTO EN VIA CRUCIS VIVIENTE EN TORQUINST (BS.AS.)

“El abrazo, luego de la actuación, lo llevaré por siempre en mi alma”. Las palabras pertenecen a Mario Morales y se refieren a una reciente prueba actoral que lo llevó al escenario natural del Parque Lainez de Torquinst (Provincia de Buenos Aires), donde desde hace dieciséis años se realiza un Vía Crucis Viviente para los días de cada Semana Santa.

El último viernes 29 de marzo se cumplió nuevamente el encuentro con la participación de más de 60 actores y un masivo marco de público. Y allí se dio la especial circunstancia de que Mario Morales, nativo de Quemú Quemú pero ligado en sus afectos a Torquinst, alcanzara el protagonismo principal al representar el papel central de la vida y pasión de Jesucristo.

“Si bien tengo experiencia como actor, las obras en la que actué, hace ya muchos años, fueron puestas de escenario. Nunca había trabajado al aire libre, en el exterior. Y nunca había representado a Jesucristo”, contó ya de regreso a su pueblo natal tras lo que llamó “una experiencia hermosa, movilizadora, fuerte”.

“Hacer este papel fue algo muy particular. Traté en todo momento y sobre todo en la noche de la presentación del Vía Crucis, ser Jesús. Traté de compenetrarme en el personaje lo mejor que pude. Pensaba, en cada momento a realizarse, cómo habría de haberse sentido Él. Trataba de sentir, aunque sea en una ínfima parte —sí, ínfima—, el dolor sentido por Jesús en todo ese Calvario”.

Mario Morales nació en Quemú Quemú en 1967 y el trabajo bancario de su padre lo llevó a otros lugares de la zona, el último de los cuales fue Torquinst, en la Provincia de Buenos Aires, “Fue allí cuando comencé a incursionar en el teatro, allá por 1987, tal vez, de la mano del ya desaparecido profesor Raúl D´Marti, presentando algunas obras a nivel local y en distintas ciudades”, recordó.

“Gloria Menéndez fue la profesora con la que luego seguí incursionando en tal rama del arte, y con quien también se presentaron a nivel local algunas pequeñas obras”, continuó.

En el año 1998 regresó a su pueblo natal, Quemú Quemú, en el que se encuentra viviendo hasta el día de la fecha, trabajando en COSYPRO (Cooperativa de Obras y Servicios Públicos Limitada) en su sección Fábrica de Columnas (de Hormigón Armado).

“Cada vez que puedo viajo a Tornquist porque el amor que tengo por tal comunidad es muy grande y en la visita que hice en febrero del corriente año, Andrea Camus, hoy profesora de teatro en Tornquist y con quien me une una relación amistosa, me propuso en el Vía Crucis, al que viene haciendo desde hace más de diez años, representar el papel de Jesús”, evocó acerca de los orígenes de esta intervención.

“No pude negarme a tal ofrecimiento. No pude ni quise oponerme. Si bien lo pensé por razones laborales, luego, recordando que tenía aún días de vacaciones atrasados, di el sí. Así fue como viajé a Tornquist unos días antes de la puesta para ensayar, ir tomando conocimiento del trabajo, y también para conocer al elenco que me acompañaría”, completó.

Mario Morales destaca especialmente el momento de la escenificación en que me encontraba en la Cruz. “Fue muy, muy especial. Uno pareciera percibir ‘cosas’ allí arriba. Las estrellas, la luna, la ciudad abajo, la canción que en ese momento interpretaba quien hacía de Virgen María, estremecía, en verdad. En resumidas cuentas fue una experiencia hermosa, movilizadora, fuerte”.

No es olvida, sin embargo, de “la otra parte”. De esa manera llama “a estar rodeado de un elenco de gente maravillosa”. Alguna de esa gente “yo la conocía de años anteriores. Todos, desde los de más corta edad a los ImagenImagenImagende más edad, todos, repito, maravillosos. Me sentí rodeado de cariño, de aceptación. Supieron verme nervioso en los ensayos, y si no supieron, al menos no me dijeron nada; me aceptaron así”, señala.

Mario Morales recibió un fuerte reconocimiento por su desempeño actoral. El numeroso público que siguió las alternativas del sufrimiento de un personaje tan trascendente como Jesucristo testimonió con aplausos sostenidos su trabajo. Su satisfacción es notoria y cuando se le pregunta sobre proyectos futuros no vacila en contestar: “Ser Jesús de nuevo en el próximo Vía Crucis en Tornquist”.

Anuncios

Acerca de La Luciérnaga Curiosa

Personajes, paisajes y hechos que han dejado huellas en este tiempo que me ha tocado vivir.
Esta entrada fue publicada en Quemú Quemú. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La experiencia “hermosa, movilizadora, fuerte” de un actor de Q. Quemú. MARIO MORALES PERSONIFICÓ A JESUCRISTO EN VIA CRUCIS VIVIENTE EN TORQUINST (BS.AS.)

  1. juan pablo palacios dijo:

    felicitaciones amigo y compañero de trabajo, mario morales!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s